logo
 
 
 
 
 
 
 
     
 
 
     
 
 
 
 
 

SER MADRE

Es un dolor gozoso
Es dar porque elegimos dar
Es ser dos veces ser
Es latir de un doble corazón
Es ver sin tener que mirar
Es amar antes de conocer
Es creer que existe un más allá
Es sentir la presencia de Dios

Elsa Parrao de Hoyos

Este sitio es para ti que estas criando hijos sola.

Su papá no está a tu lado, ni con ellos cotidianamente. Quiero servirte de compañía y me gustaría que juntas aclaráramos los asuntos en dónde todavía estamos atoradas. Cualquiera que sea tu circunstancia de vida, si te encuentras formando el corazón, la mente y los valores de quienes son lo más importante en la vida, los hijos, espero que aquí encuentres información y apoyo. La tarea es más fácil si estás acompañada. No quiero que te sientas sola. Claro que tienes que superar muchos obstáculos, pero no cabe duda de que la experiencia de ser madre sola se puede disfrutar.

Al igual que tú, estoy recorriendo el camino, quiero compartir contigo mi experiencia y mi proceso. A veces pensamos que no es justo y hasta nos enoja llevar la carga de la familia, sobre todo si el padre no participa de ninguna manera en la crianza y manutención de los hijos.

Tengo una hija en plena adolescencia, ella es lo que da más significado a mi existencia. Trato de no agobiarme al pensar que Dios ha puesto en mis manos la gran misión de educarla, sacar de ella lo mejor, guiarla en este mundo tan lleno de falsos estímulos, adversidades y peligros. Sé que no me deja el Creador de su mano y creo fervientemente que Él responde de alguna forma.

Yo no elegí este destino de ser mamá sola, nunca hubiera querido divorciarme. Cuando formé una pareja deseaba con toda mi alma que fuera para toda la vida. Quería construir una familia sólida. Mi matrimonio duro tres años, tiempo en el cuál engendramos a Sofía. La vida juntos no fue, para mí, un tiempo feliz, pero el nacimiento de mi hija compensó por mucho el sentimiento que me embargaba por no sentirme realmente querida.

Creo en la familia nuclear –la de papá, mamá e hijos- como el ambiente más propicio para formarnos y desarrollarnos como seres humanos, pero también creo que un buen ambiente familiar lo podemos procurar bajo cualquier circunstancia, así sea prescindiendo de uno de los padres en el día a día. Ahí donde hay dos seres consanguíneos o bajo la premisa de la adopción, que se quieren y desean mutuamente el crecimiento y desarrollo de las capacidades y talentos humanos, puede haber familia.

Las mamás solas cada día nos hacemos más visibles en México y en todo el mundo. Hoy estamos reconocidas cinco millones de madres, cabeza de una familia en este país. Esta situación ha generado problemas a nivel social y confío al igual que tú que las condiciones para las madres, educando hijos en solitario, mejoren. Las políticas de trabajo así como las leyes todavía no se adecuan a las necesidades que tenemos las mamás solas y en ocasiones la falta de ayuda en la supervisión de los hijos durante el tiempo que no pasamos con ellos, está propiciando un desarrollo deficiente de niños y jóvenes que tienen que sumar a su desorientación generacional, los conflictos que les crea la ausencia del padre y la poca presencia de la madre que trabaja.

Madres solas somos las mujeres jefas de familia que estamos criando hijos sin la presencia del padre. El grupo más numeroso de mamás solas está constituido por las madres divorciadas o separadas, después le siguen las madres solteras, es decir quienes nunca convivieron con el papá de sus hijos y después están las viudas y las madres solas por elección. En esta categoría de mamás solas pueden entrar también las mujeres cuyos maridos tienen trabajo fuera de la ciudad donde viven y por tanto la presencia del padre es muy escasa. Es el caso de las mujeres de migrantes, de trabajadores de las plataformas petroleras, de los conductores de tráileres que recorren grandes distancias, y tienen que ausentarse semanas enteras, etcétera. A esta figura se le llama también padre periférico.

Aquí encontrarás información que te puede ser de utilidad en tu tarea como mamá sola. Sé que nadie experimenta en cabeza ajena y que tus vivencias son muy personales, sin embargo creo que hay algunos comunes denominadores, con los cuáles, nos podemos fácilmente identificar.
En el portal encontrarás testimonios de mujeres que viven nuestra misma situación y algunos pensamientos, cuentos y reflexiones grabadas que te pueden servir para retomar fuerza cuando creas que no puedes con la aterradora responsabilidad de sacar adelante a los hijos. Mi propósito al publicar este sitio, no es ahorrarte un camino sino compartir experiencias y encontrar un significado de la maternidad sin pareja diferente y que sea el motor que nos impulse para decir “Si a la vida… a pesar de todo”.

En este portal encontrarás una guía para formar tu propio grupo de autoayuda, un espacio en el que otras mujeres y tú puedan hablar libremente de cómo se están sintiendo con su vida, su tarea, sus hijos, su trabajo, etcétera. Grabé una serie de siete reflexiones que vienen en la sección de “audios” de este sitio, que podrás utilizar como disparadores de las sesiones o simplemente para que las escuches y me sientas cerca de ti y sepas que no estas sola y que juntas transitamos por esta circunstancia de ser mamás solas.

Este sitio no tiene ninguna intención de promover la desunión o los divorcios sino la dignidad de las mujeres. Tampoco un rompimiento significa que las madres solas hayamos perdido la atracción por el sexo opuesto y siempre queda abierta la puerta para comenzar de nuevo.

Mi inspiración eres tú, mujer, que en medio de tu destino, tienes el valor de buscar los medios para mejorar tu vida. Tu existencia puede ser todo lo plena que tú decidas.

Julieta Lujambio

 
   
 
   
 
   
 
  Nuevos Tweets twitter