logo
 
 
 
 
 
 
 
     
 
 
     
 
 
 
 
Mujer, tu vida tiene sentido
 
Si lo deseas, este libro puede servirte como: · Antídoto para combatir el vacío existencial. · Brújula para saber dónde dirigirte en momentos de incertidumbre. · Reflexión para encontrar significado a las situaciones aparentemente sin-sentido. · Invitación al verdadero llamado de tu existencia. · Guía de autoconocimiento y autotrascendencia. · Aliciente para perseguir nuevos retos y despertar una clara visión de futuro. · Recordatorio de quién eres y qué razones tienes para seguir adelante con la cabeza en alto. En una palabra, estas páginas pueden ABRIGAR la esperanza de que siempre hay un mejor mañana y un propósito de vida que descubrir y que –en sí mismo- nos convoca a decir: “Sí a la vida… a pesar de todo”. Julieta Lujambio *De venta en: Tiendas Sanborn's, Palacio de Hierro y Liverpool, Librerías Gandhi, Porrúa, Sótano. Comentarios de las lectoras del libro Mujer, tu vida tiene sentido: Julieta, ya terminé de leer tu libro, wow! Lo escribiste con una gran maestría. Me parece un libro congruente, bien estructurado y sobre todo ligado armónicamente; nos agita, nos invita a la reflexión profunda pero a la vez es un libro inspirador y esperanzador. En verdad te felicito mucho y qué bueno que te pidieron que lo escribieras, de otra forma estarían esperando muchas palabras en tu tintero, ojalá puedas darte el tiempo de sacar más. Atentamente, Luz Gradilla, Querétaro, Qro. Julieta, quiero felicitarte por tu libro, no sabes cómo lo he disfrutado. Lo traigo en mi bolsa y me da mucha paz leerte, me divierto, reflexiono y sobre todo, me regalo unos minutos para mi, y para poner en equilibrio mi vida. MUCHAS GRACIAS!!! Aracelí Becerril, Jefe de Relaciones Públicas de Avon. Julieta: acabo de terminar de leer el libro que me regalaste… y la sensación es muy grata: Es como un llamado de atención, un "vuelve tu mirada a lo importante", mezclado con palmaditas en la espalda y cariñitos al alma. Me gustó mucho. Gracias. Marichu, Naucalpan, Estado de México. Muchas gracias por el libro, estoy segura que vas a tener mucho éxito porque en verdad está escrito con mucha claridad, y las historias intercaladas están maravillosas y ejemplifican perfectamente lo que estás queriendo demostrar. Laura Irazabal, D.F.
 
Libro MUJERES AL MANDO, ¿Y LA PAREJA?
 
¿MUJERES AL MANDO O MANDONAS? POR: JULIETA LUJAMBIO Me pregunté muchas veces al poner el título a mi libro “Mujeres al mando” (Librerías Porrúa) si no sonaría prepotente y arrogante, como colocándonos por encima de los varones aludiendo a una dominación de la que tanto nos quejamos en su momento las mujeres que queríamos compartir una vida de igual a igual. El sentido que en realidad quiero darle a “tener el mando” es el que corresponde a la autonomía, a ser protagonistas de nuestras propias vidas, que es la base real del enriquecimiento personal. Estar al “mando” es asumir la responsabilidad completa de nuestras acciones al ostentar el papel principal en la construcción del destino de nuestras vidas, en vez de vivir a través de los otros. Sé que hay que vencer el miedo a exponerse, a transgredir nuestras creencias limitantes, a caer en contradicciones, a incumplir con las expectativas que otros tienen de nosotras pero estoy convencida que podemos apostar, hoy en día, en nuestra sociedad, por una vida más atractiva y respetable, y que el prestigio, la autoridad, el dinero y el poder, no estén peleadas con la posibilidad de acompañar amorosa y armoniosamente a un hombre. Estar al “mando” es también ser protagonista de nuestra propia película, es abrirse a las transformaciones del mundo, es correr riesgos, es consolidar la confianza en nosotras, es tener metas y anhelos que nos permiten tener más autoestima y poder personal, en una palabra es ser una primera actriz y no de reparto. Sin embargo las mujeres autónomas dan el mensaje que por ser fuertes no necesitan de nadie, incluyendo a la pareja y en el extremo nadie las compadece ni mucho menos reconoce su esfuerzo y logros. Según los autores catalanes de la llamada Ecología Emocional Mercé Conangla y Jaume Soler, la autonomía personal es asumir la responsabilidad de la propia existencia lo que no supone no necesitar de los demás sino tan sólo no depender de ellos. De hecho afirman: "Nos construimos con los demás y con ellos nos hacemos personas". En este artículo estar al mando y ser autónoma lo tomamos como sinónimos. Porque al mando que nos referimos es a mandar en nuestras propias vidas. Ejercer el poder personal para decidir lo que a uno más le conviene según sus propios valores y principios y sin hacer daño a nadie. Simone de Beauvoir escribió en su libro “El segundo sexo”, en 1949: “La mujer libre apenas si está por nacer la vida en común de dos seres libres es para ambos un enriquecimiento y en las ocupaciones del otro cada uno encuentra el estímulo de su propia independencia. La mujer que se basta a sí misma logra soltar a su marido de la esclavitud conyugal, que eso significa su propio rescate”. Es cierto que a veces nos confundimos y creemos que ostentar el mando quiere decir tener el control de la vida de otros, pensamos que el poder nos da pase a la posesividad y que además no necesitamos de nadie, nos volvemos autoritarias y carecemos de confianza en el otro porque creemos que nadie puede hacerlo mejor que nosotras. En realidad todos necesitamos de todos, de una u otra forma. Nadie es completamente autosuficiente, pero eso no quiere decir que perdamos seguridad en aras de hacernos acompañar de otros; al contrario, la vida tiene matices y colores distintos cuando compartimos nuestra existencia con quienes amamos. Es verdad que tenemos que lidiar hoy en día con el hecho de que la mayoría de las mujeres en este país están alcanzando su autonomía y más vale que nos acostumbremos a ello rápidamente. Es increíble en que poco tiempo se ha dado la evolución de las mujeres. Aunque por el momento todavía tengamos que pagar el precio por ello. Por ejemplo, para muchos varones las mujeres autónomas no despertamos ni tantita compasión y eso tiene un costo alto. En el mejor de los casos hay algunas mujeres que solo se sienten compadecidas por otra mujer autónoma cuando se enferman, están en medio de la adversidad o sufren un descalabro en el trabajo. En muchas ocasiones ni los propios hijos las compadecen, en parte porque siempre les han hecho creer que son “las mujeres maravilla” tratando de cumplir en todos lados, y ellos se acostumbran a que su fortaleza no admite vulnerabilidad, la pareja se compadece todavía menos, porque encuentra su justificación en la misma fortaleza e invulnerabilidad de la mujer o en el argumento de sentirse desplazado y no apto para apoyarla. En el fondo se siente menos. Hay quien piensa que la manera en que ellos se sienten tiene que ver con el mensaje que les lanzamos con nuestra autonomía. Cada vez un mayor número de mujeres del siglo XXI están decididas a conquistar sus más acariciados sueños con esfuerzo y preparación, lo que les está permitiendo desarrollar un gran poder personal que las sitúa al mando de sus vidas y en muchas ocasiones -incluso sin buscarlo- las lleva a tener posiciones destacadas en la sociedad, pe
 
CD Papá, ¿Por qué no estás aquí?
 

Papá, ¿Por qué no estás aquí? , la pregunta a veces no tiene respuesta. Ni la madre sabe realmente porque el padre no está en casa. Para responder a la insistencia de ese hijo, el padre necesitaría hurgar en su inconsciencia, en su incapacidad para amar, en su propia historia de abandono. No quiero justificar al padre, pero a veces él mismo no se puede explicar porque se ha apartado del hijo, ya sea física o emocionalmente o ambas. No se ha dado cuenta cabal del sufrimiento que le ha infringido al hijo y ni por asomo piensa en sus necesidades materiales y afectivas. También creo que esa indiferencia tan dolorosa puede llegar a resarcirse. Tarde o temprano el padre puede hacer consciente su propia carencia, encontrar los motivos por los cuales se separó del hijo y tratar de regresar a sanar la relación en la medida de lo posible.
A veces la respuesta a esta misma pregunta inicial es muy cruel. Sí, hay padres que se separan de sus hijos más conscientemente, para huir del compromiso, de la responsabilidad, de lo que consideran es una carga, sin saber que es la más hermosa tarea que tiene un ser humano, la de criar a otro nacido de su carne y de su alma y que merece todo amor y dedicación.
Otras veces la razón está en el contexto socio-económico, hay muchos hijos que terminan siendo abandonados porque el papá tiene que ir a buscar un mejor futuro en otra parte y a la larga no regresa. Es el caso de los padres migrantes.
Hay papás que ni siquiera saben que son padres. Nunca se enteraron que un hijo suyo había nacido. La madre lo prefirió así, por alguna razón que solo ella conoce y guarda en su corazón.
Y hay padres que simplemente ya no están porque se han marchado a otra dimensión. Son los padres difuntos.
En este libro nos ocuparemos de los hijos que viven con sufrimiento la ausencia del padre. No olvidaremos a las madres que están con esos hijos -cuyos padres no se hacen cargo- pero que con su entrega, valentía y cariño están al pie del cañón sorteando batallas diarias para criar a unos hijos sin la presencia cotidiana del padre.
Quiero presentar el libro en dos partes. Una va dirigida a los hijos cuyo padre tal vez nunca conoció, o puede que sí lo haya conocido y amado pero después se fue. También hay padres que son odiados y nunca regresan. Cualquiera que sea la circunstancia del hijo y lo que siente por su padre, este texto servirá de guía para tratar de superar esa huella de abandono que causa tanto dolor. Creo que para sanar primero hay que llorar la pérdida para después aceptar y perdonar; y finalmente recuperar esa alegría y terminar agradeciendo a ese padre por ser el conducto para venir a este mundo a tener experiencias que -buenas o malas- siempre ayudan a crecer y a apreciar lo que se tiene.
La otra parte del libro está dedicada a las madres de esos hijos. Es mi propósito acompañarlas a acomodar su alma frente a un destino, que en su mayoría no eligieron, pero que tienen que enfrentar con el mejor talante ya que son el motor del hogar. De la forma en que ellas logren salir adelante estarán dando un mensaje de vida, entereza y esperanza a los hijos. Este libro trae algunas pautas para encontrar los propios recursos para guiar a una familia que tiene que superar vicisitudes sin un padre y también revela los caminos para la búsqueda de un nuevo significado para la maternidad sin pareja.
Finalmente, aunque este libro no está dirigido especialmente a los padres que han abandonado a sus hijos, mi más grande anhelo es que llegue a las manos de alguno de ellos, que con su valor y dignidad de hombre se atreva a reconocer y honrar esa relación sagrada que da la paternidad. Si con los testimonios que me han confiado los hijos de mamás solas, logramos tocar el alma de un papá ausente y hacemos que regrese a encontrarse con ese hijo en el afán de retomar ese hermoso vínculo, este libro habrá tenido un sentido más noble. La figura del padre es insustituible y un hijo siempre estará deseando ese encuentro cara a cara para despejar dudas, pero sobre todo para fundirse en un abrazo cariñoso y sincero que conlleve el mensaje de querer recuperar el tiempo perdido y aprovechar esa maravillosa oportunidad de trascender con amor en esta vida.

 
Libro EDUCAR EN LA ERA DIGITAL, SIN PERDER LO ESENCIAL
 
Estamos ante una nueva era, la era digital y educar hoy es diferente. La radio, la televisión, los videojuegos, las computadoras y los teléfonos celulares han tomado un papel cada vez más importante en nuestra vida cotidiana, y en casos extremos, la gobiernan y dirigen. Además, por primera vez en la historia de la humanidad, estamos conviviendo cuatro generaciones con hábitos y formas de interactuar familiar y socialmente distintas; estando los mayores muy ajenos a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y por otro lado los jóvenes que tienen una influencia enorme de estos medios y sueñan con tener aparatos muy sofisticados como: celulares “inteligentes” o una laptop o una tableta de última generación. ¿Qué debemos hacer las madres de familia ante el reto de educar con la presencia cada vez más invasiva de estas tecnologías? ¿Cómo debe ser nuestro papel de guías ante una niñez y juventud que reciben a través de internet mucha información y estímulos no siempre adecuados para su formación? ¿Cuáles son las características de los jóvenes de la era digital? ¿Cómo seguir siendo autoridad cuando nosotros tenemos poco conocimiento del manejo de estos aparatos? Y es que para la llamada generación PuntoCom, los medios pueden ser el fin, es decir, muchos de los jóvenes actualmente están obsesionados con sus juguetes tecnológicos que ya no son simples objetos que les hacen más fácil la vida, sino son la vida misma. Juguetes que cada vez se vuelven más imprescindibles, convirtiéndose en armas contra la comunicación cara a cara y en facilitadores de la comunicación a distancia, rápida, inmediata, global, pero lejana y descomprometida; produciendo relaciones humanas más superficiales y pasajeras. En esta conferencia se ofrecen pautas que se pueden aplicar de manera simple con el fin de poner los medios a favor de la educación, haciendo énfasis en lo esencialmente humano, como son los valores, la comunicación en personal, la convivencia familiar, el compromiso con la escuela, el respeto hacia los maestros y compañeros de aula, etc. De esta forma estaremos ayudando a nuestros hijos y a nuestro país a evitar que conviertan a las nuevas tecnologías en agentes desintegradores de lo que nos sentimos muy orgullosos los mexicanos, el de ser unidos y solidarios familiar y socialmente. DE VENTA EN EDITORIAL NORIEGA, TIENDAS Y LIBRERIAS NORI, LIBRERIAS PORRUA.
 
MAMÁ SOLA, ¡ERES INCREÍBLE!
 
Queridas amigas, se acerca nuestro gran evento MAMÁ SOLA, ¿ERES INCREÍBLE! el próximo sábado 28 de noviembre, donde presentaré mi nuevo libro como parte de las actividades del taller, y además habrá asesoría jurídica para obtener pensión alimenticia y ayuda psicológica para adquirir herramientas para una buena crianza. 
Les comparto el fragmento de un capítulo que habla sobre los derechos de las mamás solas y sus hijos.
 
Descarga el capítulo Mamá sola, ¿sabes cuáles son tus derechos?  
 
 
 
   
 
   
 
   
 
  Nuevos Tweets twitter